Sociedad

La droga de moda: la burundanga

la burundanga
Escrito por Martina Lopez

En los últimos tiempos es muy sonado el nombre de Burundanga, pero ¿qué es y por qué es tan conocida? Es sabido que es una sustancia psicoactiva, pero vamos a intentar descubrir más en las próximas líneas.

El consumo de cualquier sustancia psicoactiva puede ir relacionado con el desarrollo de adicción, enfermedad mental crónica para el tratamiento de la cual es necesario un tratamiento de recuperación. Instituto Castelao es una entidad de sanidad privada, especializada en el tratamiento de drogodependencias, con más de 10 años de experiencia en este ámbito.

  1. ¿Qué es la burundanga?
  2. ¿Cómo se administra?
  3. Tratamiento de desintoxicación

¿Qué es la burundanga?

La burundanga o escopolamina es un alcaloide muy tóxico, que se encuentra en determinadas plantas. Hace varios siglos empezó a utilizarse principalmente con fines rituales y brujería; actualmente se denuncia su uso sobre todo en relación a la comisión de delitos.

Más adelante vamos a conocer los efectos de la burundanga pero antes debemos señalar que la planta de la que se extrae recibe el nombre de Datura Estramonio. De sus ramas nace una flor blanca acampanada y unas semillas compuestas de dos alcaloides: hiosciamina y escopolamina. Estos componentes se encuentran en muchas otras variedades de plantas, de las que sale la droga o sustancia psicoactiva.

La escopolamina es un relajante muy potente cuyo principio activo da lugar a la burundanga cuando se mezcla con distintos químicos.

¿Cómo se administra?

Es una droga inodora, incolora e insípida que puede ser suministrada en distintas formas: en la comida, en la bebida, por vía inhaladora… Por vía oral suele combinarse con benzodiacepinas para aumentar sus efectos. (De hecho, puede inhalarse sin ser consciente, por ejemplo, leyendo un periódico impregnado o de otras formas que no harían sospechar de su consumo).

Cuando se consume, la droga se absorbe rápidamente a través del tracto gastrointestinal y atraviesa la barrera hematoencefálica con mucha facilidad. En pocos minutos, anula la voluntad de la víctima completamente, produciendo su máximo efecto durante las 3 primeras horas.

La burundanga tiene un efecto depresor en el sistema nervioso central, y entre los síntomas que provoca se encuentran: dilatación de las pupilas, visión borrosa, estupor, taquicardia, retención urinaria, reducción de secreción salival y estomacal, fiebre, somnolencia y amnesia grave. Si el consumo de burundanga se mezcla con alcohol, los efectos aumentan ya que éste también es un depresor del sistema nervioso central.

La víctima al consumir burundanga es como si quedase hipnotizada, entrando en una situación de sumisión total pero manteniendo su identidad y pudiendo ejecutar actividades con normalidad. El cerebro hace automáticamente lo que se le ordena. Por ello, y porque es muy difícil de detectar, la burundanga es muy utilizada para cometer delitos.

En dosis altas puede causar convulsiones, depresión severa, arritmias cardíacas, insuficiencia respiratoria, colapso vascular o incluso la muerte.

Tratamiento de desintoxicación

La desintoxicación de esta droga requiere de atención médica. Es necesario conservar la vía aérea permeable, una adecuada oxigenación, hidratación y control de hipertermia con medios físicos.

Posteriormente a la desintoxicación, si se sufre la enfermedad de la adicción, para recuperarse es necesario someterse a tratamiento terapéutico especializado. Además está demostrado que los adictos se recuperan entre ellos, en grupo. Por ello el tratamiento más eficaz es el basado en terapias grupales con otros adictos en recuperación, visitas psicológicas y psiquiátricas individuales y terapias familiares y de pareja. Este último punto es importante ya que el apoyo de los seres queridos facilita el proceso de recuperación del adicto.

Acerca del autor

Martina Lopez

Dejar un comentario