Sociedad

Julio Ignacio Jauregui Saad: un líder apasionado e innovador

julio ignacio
Escrito por Martina Lopez

Conseguir historias que inspiren a motivar el emprendimiento y las cosas bien hechas es algo muy valioso, sobre todo para las nuevas generaciones. De ahí que estudiar casos como el de Julio Ignacio Jauregui Saad valga siempre la pena.

Tras los éxitos empresariales del mundo moderno se esconden visionarios que han colocado todo el empeño y la dedicación para transformar la forma en que el mundo está desarrollando estos escenarios. Tal es el caso de Julio Ignacio Jauregui Saad, empresario mexicano que está revolucionando el mundo con soluciones reales para cualquier necesidad social y humana, principalmente en el campo de los hidrocarburos y la energía.

Dentro de su trayectoria y experiencia de trabajo se incluye que es graduado por la Universidad Iberoamericana con licenciatura en arquitectura. Oriundo de México, es hoy la viva representación del orgullo nacional de dicho país.

Los proyectos que ha realizado encuentran el camino hacia un rotundo éxito gracias a que se han basado en los pilares que él considera como fundamentales para trabajar en el área de sus proyectos. Éstos se resumen así:

  • Contar con un nivel de disciplina y ética muy elevado.
  • Encontrar un enfoque de sostenibilidad y accesibilidad universal.
  • Incidir positivamente en las condiciones de vida de la sociedad, tanto a nivel local, como regional y nacional.
  • Hacer las cosas con amor y que no queden en el simple cumplimiento de un objetivo, sino llevarlo todo más allá.

La tecnología al servicio de las nuevas generaciones

Julio Ignacio Jauregui Saad reconoce la importancia fundamental y la influencia que está teniendo la tecnología en las nuevas generaciones. De ahí que se defina a sí mismo, como un amante de la tecnología y la innovación, aunque hace la salvedad de que su principal enfoque en el cumplimiento de sus funciones, es el trabajo en equipo.

Para fomentar el uso de la tecnología y colocarla al servicio de quienes la necesitan, decidió unirse a A1GP en el año 2005, donde se decidió a trabajar con personalidades como Sergio Pérez, piloto de fórmula 1 que realizó su primera aparición en circuitos de la serie A1GP durante el año 2007.

Y es precisamente este el trabajo que viene gestando con el propósito de apoyar las carreras de los nuevos grandes talentos, asunto que asume con el orgullo y la responsabilidad que esto merece.

A partir de ahí, entonces evidenció una nueva problemática que está ocupando la atención de los mexicanos, y es la actual situación del combustible en su país. Desde Enermex Combustibles, Julio trabaja como impulsor de una nueva estrategia de organización y control del producto, a través de la eficiencia logística.

Para ello, la empresa Enermex hace uso de distintos medios de transporte como buques-tanque, coches-tanque, entre otros, que facilitan llevar el combustible a todos los rincones de la República Mexicana, con un recuento constante de las capacidades de reserva que existen en ciertas terminales del país, para garantizar siempre un servicio de abastecimiento confiable.

Ésta es una estrategia de trabajo que ha permitido fortalecer la industria, aún cuando las condiciones económicas plantean otros escenarios nada alentadores. De ahí que en el año 2018 se hayan establecido alianzas estratégicas, que en conjunto con la eficiencia logística y el método de garantía de abasto, logró consolidarse en el mercado.

El mundo de los hidrocarburos y la energía

Sin duda alguna, ésta es una de las áreas a explotar en la que es más difícil hacerse un hueco y, en este sentido, Julio Ignacio Jauregui Saad ha sabido incursionar con éxito, estableciendo como premisas que la trayectoria y la experiencia, son lo que ayudan a sentar bases sólidas en cualquier negocio, pues de hecho no existe ninguna receta a seguir para obtener resultados positivos.

Este trayecto lo inició en el año 2001 con la apertura de su primera estación de gasolina. A partir de allí, decidió desarrollar su capacidad emprendedora en esta materia y dejar una huella sólida en los caminos a través de los cuales pasa. Incluso, toda esta travesía lo ha llevado a plantearse tres reglas de trabajo que reconoce como el “Deep Work”: trabaja profundamente, abraza el aburrimiento y deja las redes sociales.

Dentro de su manifestación, hace una clara alusión a que el éxito en materia empresarial sólo es posible de alcanzar, en la medida en que se van creando métodos para el progreso social. Y lo que es mejor aún, es que no sólo otorga beneficios a la empresa como ente jurídico, sino también a las personas, tanto del entorno como a los que llevan la responsabilidad de trabajar como emprendedores.

Julio Ignacio Jauregui Saad hace una clara llamado a las nuevas generaciones para que se motiven a emprender, siempre manteniendo un buen nivel de ética y siendo fieles a sus valores, a su formación y a su visión positiva de ver el mundo, a sabiendas de que no es un trayecto fácil y que demanda mucha responsabilidad, pero cuyos aspectos positivos son muy valiosos para todos aquellos que decidan afrontar el camino con decisión.

Para finalizar, todo este sistema de trabajo, aunque está basado en materia de hidrocarburos, también enfoca la atención en la necesidad de hacer uso de energía más limpias que promuevan el inteligente uso de los recursos naturales y se planteen mejores alternativas de apoyo, aún a sabiendas de que los combustibles fósiles aún estarán disponibles durante muchos años más.

De hecho, una de las principales propuestas con que avanza el estado mexicano en esta materia, es con la sustitución de la mecánica diésel para el año 2050, dando paso a una sociedad cuyos medios de transporte utilicen como fuente el gas natural.

Sin duda alguna, son ideas que podrían pintar como una locura en algunos escenarios, pero la realidad es que si no hubiesen existido visionarios en su época que se dispusieran a realizar tantos avances en materia de tecnología y de todas las demás áreas, hoy no tendríamos a mano tantos recursos que se han hecho valiosísimos y, que de hecho, forman parte tan intrínseca de nuestro día a día, de manera que parece increíble pensar en tener que desprendernos de ellos.

Acerca del autor

Martina Lopez

Dejar un comentario