PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El cerebro se cambia a sí mismo

Norman Doidge

«Un esperanzador y extraordinario retrato de la incalculable permeabilidad del cerebro humano», Oliver Sacks.

Durante más de cuatro décadas la ciencia y la medicina tradicionales defendieron la inmutabilidad como característica propia de la anatomía del cerebro. La idea más extendida era que el entendimiento humano sólo se modificaba en la niñez y tras ésta únicamente cambiaba para iniciar un proceso de deterioro. Hoy día los avances en el campo de la neurociencia y la observación de pacientes con lesiones cerebrales irreparables ―además del interés de personas anónimas por mejorar la calidad de sus mentes― evidencian lo contrario y demuestran que un cerebro dañado puede reorganizarse si alguna de sus partes deja de funcionar, y cambiar su estructura y función a través de la actividad y el pensamiento.

El psiquiatra e investigador Norman Doidge nos descubre una vía de estudio científico que podría pertenecer al territorio de la fantasía y a través de casos clínicos reales, llenos de ternura y superación, nos acerca a las teorías más innovadoras y revolucionarias de la neuroplasticidad.

El cerebro se cambia a sí mismo es un esperanzador retrato de la incalculable permeabilidad del cerebro humano.

«Lúcida y absolutamente fascinante. Un encantadora serie de testimonios reales».

The Chicago Tribune

Ficha técnica

Comprar El cerebro se cambia a sí mismo
Páginas:
400
Publicación:
07/05/2008
Temática:
Otros títulos
Formato:
Rústica 15 x 24
Precio:
21,00 €

ISBN:
9788403099197
Portada de El cerebro se cambia a sí mismo

Valoración

  • Valoración 5/5.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
1 votos

Aguilar. Santillana Ediciones Generales S.L.,

Avenida de los Artesanos 6, 28760 Tres Cantos, Madrid.

Teléfono: 91 7449060. Fax: 91 7449224.

Mail: aguilar@santillana.es

Tres Tristes Tigres