Hogar y Decoración

Diferencias entre trabajar desde casa o en una oficina

Escrito por Martina Lopez

    Hoy por hoy el mundo ha cambiado muchísimo en comparación en décadas anteriores. Uno de tantos cambios que ha experimentado en los últimos años es el hecho de que muchas empresas y compañías han decidido que varios de sus empleados trabajen desde la comodidad de su hogar. Pero, ¿a qué se debe todo esto? ¿Es muy beneficioso trabajar desde casa? ¿Cuáles son las diferencias entre trabajar desde casa y una oficina? Son preguntas comunes que nos hacemos y que trataremos de explicarles en este artículo. Presta atención.

    Vayamos primero con los beneficios que nos ofrece trabajar desde casa.

Antes que nada es la comodidad; el despertarte a las 7:30am, preparar con calma el desayuno, quedarte en pijama hasta la hora que desees, el no salir y encontrarte con el complicado tráfico en la calle. Pudiésemos decir que estas son las ventajas que nos trae trabajar desde nuestro hogar. Prácticamente la comodidad parece ser el factor más importante y al que la gente más le gusta. Sabemos que el cumplir un horario en una oficina nos exige puntualidad, buen vestir, preparar la comida que nos toque comer a la hora del almuerzo, entre tantas cosas más. Sin duda, trabajar en una oficina pareciera que nos compromete un poco más y nos hace ser más responsables, sobre todo con el tiempo y con nosotros mismos.

Las compañías en Estados Unidos por ejemplo, han realizado estudios con respecto al tema y han tenido como resultado que su personal es más eficaz en un 38% con relación a convocarlos a trabajar desde la sede de la empresa. Los estudios demuestran que la eficacia de esto, se debe en gran parte a que los empleados disfrutan de estar en la tranquilidad de su hogar y que esto se refleja con los resultados laborales siendo más productivos y responsables.

  Sin embargo, estos resultados han arrojado que un porcentaje de estos empleados les gusta realizar sus labores en la oficina, atribuyendo que es el lugar idóneo para desenvolverse y estar en un ambiente laboral adecuado. A todo esto podemos concluir, que aunque ha sido un boom y ha calado de manera positiva el hecho de trabajar desde casa, todavía existe un porcentaje alto de personas que por el contrario, no les parece la idea de trabajar desde el hogar y que desean hacerlo de la manera acostumbrada: desde la oficina.

Ahora bien, quizás todos pensamos que lo mejor para las personas que realizan trabajo de oficina, sería lo máximo que su jefe llegara un día y les dijera “desde hoy puedes trabajar desde tu casa”, pero ¿es tan buena idea como pensamos? Te damos algunas de las desventajas que puede acarrear laboral desde el hogar.

   Si te quedas en casa y vas a realizar labores profesionales desde ahí, debes antes que nada pensar en que si tienes hijos o algún familiar al cuál atender, esto te quitará tiempo y afecte de manera directa el desenvolvimiento de tus quehaceres. De hecho, se ha comprobado en estudios, que las personas que trabajan en casa se ven afectadas porque suelen distraerse mucho, bien sea por un familiar, por ruidos u otra cosa. Lo más recomendable es instalar tu oficina en casa en un lugar despejado que solo te escuches tú.

Asumir responsabilidades es vital, dado a que como nos sentimos cómodos en casa, solemos relajarnos y dejar las cosas para “más tarde”. Al trabajar desde el hogar debemos asumirlo con mayor responsabilidad, porque así nos evitamos esos minutos de ocio en donde pensamos que no importa el tiempo porque estamos en nuestra morada.

En fin, trabajar desde casa es muy placentero y te hace sentir cómodo, pero no podemos obviar que las responsabilidades deben ser igual o mayores y que cada minuto dentro de nuestra casa que le dediquemos a nuestro trabajo vale el doble.

Acerca del autor

Martina Lopez

Dejar un comentario