Sociedad

Cigarrillos electrónicos: el boom en España

cigarrillos electrónicos
Escrito por Martina Lopez

Ahora los fumadores tienen a su disponibilidad los novedosos cigarrillos electrónicos o vapers, dispositivos que llegaron para sustituir a los cigarrillos tradicionales. Según los pronósticos, en España la demanda de estos sofisticados vapeadores han disminuido altamente el consumo del tabaquismo, ya que son considerados menos tóxicos para la salud, y a la vez, resulta una opción ideal para aquellas personas que desean dejar de fumar. 

En el mercado existen diferentes modelos, marcas, aromas y sabores, que incluyen desde kits básicos para principiantes hasta kits para los gustos más exigentes.

Un producto innovador

La industria tabaquera, preocupada por la situación desfavorable originada por las políticas en contra del consumo del tabaco expandido en los últimos años, ha centrado sus esfuerzos en comercializar los dispositivos electrónicos en forma de cigarrillos, los cuales se alimentan de una pequeña batería recargable que calienta las sustancias líquidas, las convierten en vapor, y que se inhala por una boquilla. 

Estos dispositivos han evolucionado desde el tradicional modelo tipo lápiz, que se caracteriza por ser muy ligero, hasta el más voluminoso, con mayor producción de vapeo y una batería de larga duración.

En el mercado, la magnitud del negocio es relevante, y existe una suma de tiendas especializadas que comercializan los kits para vapear en diferentes presentaciones, con una variedad de aromas  y sabores, con o sin nicotina. En vitalcigar.es hay una amplia gama de kits para elegir, por ejemplo para el principiante se disponen modelos a la medida de su gusto, pudiendo decidirse entre un kit de inicio que produzca menos vapor o uno tipo MOD de mayor liberación de vapor y batería con larga vida de uso.

La tienda online Vitalcigar también tiene a la venta el dispositivo tipo lápiz de forma cilíndrica, su batería dura menos comparado con el modelo tipo MOD, pero mantiene una buena producción de vapor; y los vaper tipo POD, que son económicos y de buen rendimiento, y que hacen menos vapor a diferencia de otros modelos. La potencia de su batería es moderada, permiten usar dosis altas de sales de nicotina, y son los indicados para las personas que quieren dejar de fumar.

Funcionamiento y partes

El funcionamiento del cigarrillo electrónico es fácil, al encender el botón la energía que genera la batería calienta la resistencia y al pasar los líquidos contenidos en los claromizadores o atomizadores, se produce el vapor que se aspira por la boquilla.

Los claromizadores almacenan y calientan los líquidos que, expuestos al calor de la resistencia,  producen el vapor para ser aspirado por la boquilla.

Los atomizadores son los mejores para el usuario más avanzado, cumplen la misma función de contener líquido, pero su rendimiento y potencia es superior al sistema que usa el claromizador. Existen dos tipos, los atomizadores RDA, que son los que proporcionan una gran cantidad de vapor para aspirar, y los RTA, cuyo sistema también produce vapor igual que el RDA, pero proveen mayores niveles de comodidad.

Las baterías son de vital importancia, ya que suministran la energía que calienta la resistencia y hace vaporizar los líquidos. El mercado ofrece diversas opciones que se ajustan a los distintos modelos de cigarrillos.

El e-liquid

Los líquidos para vapear contienen cuatro ingredientes básicos: propilenglicol, glicerina vegetal, extractos de aromas, sabores y nicotina, que se mezcla en proporciones o niveles de concentraciones.

El propilenglicol, es un compuesto orgánico de propano 1,2-diol, que es incoloro, inodoro e insípido, y con textura aceitosa. En la elaboración de los e-liquid se emplea 100% como base, y una mezcla de igual proporción de glicerol. El propilenglicol actúa evitando que se sequen los líquidos, facilita la vaporización y su uso se extiende a la industria farmacéutica, alimentaria y cosmética.

Vapear: nueva fuente de placer en España

España, al igual que el mundo entero, no escapa a las restricciones y controles que reducen el uso del tabaquismo, que por ende, minimizaron los niveles de comercialización de los cigarrillos tradicionales, como consecuencia de los graves problemas de salud como el cáncer de pulmón que afecta a las personas que fuman.

La aplicación de estas políticas públicas antinicotina dieron paso a la creación de los cigarrillos electrónicos, cuyo uso aportan una verdadera fuente de placer más sana para la salud, a diferencia de los efectos tóxicos causados por el consumo del cigarrillo convencional.

La mayoría de los consumidores adictos a la nicotina han encontrado en los vapeadores una alternativa de reemplazo del tabaco, cuyos aromas y sabores atraen, incluso, a las personas que más resistencia manifiestan, y terminan cambiando de opinión una vez que prueban los vaper y se entregan a la experiencia de disfrutar placenteramente la variedad de gustos que ofrece el mercado.

Acerca del autor

Martina Lopez

Dejar un comentario